viernes, 10 de abril de 2009

ÍÑIGO ECHENIQUE

Íñigo Echenique, 51 años, ingeniero naval y escritor.

"El auténtico valor es vencer la cobardía".

La Contra de La Vanguardia.

IMA SANCHÍS - 04/04/2009



De niño, cuando casi no sabíamos nadar, un amigo y yo nos subimos en un botecito de aluminio lleno de agujeros y nos fuimos tras una medusa. La corriente se nos llevó y el bote comenzó a hundirse. Pensé que era el último día de mi vida.



¿Quién le rescató?

Unos pescadores. A partir de entonces el mar me asustó mucho menos, yme he pasado la vida navegando.



Curiosa reacción.

A los 18 años fui yo quien tuvo la oportunidad de salvar a una chica que se ahogaba. Quizá sea eso lo más importante que me ha pasado en el mar. Ayudar a alguien es algo trascendental. Y luego está esa sensación.



¿Qué sensación?

En un par de ocasiones, navegando, me sentí parte de lo que me rodeaba, del barco, del mar, del cielo, del todo. Una sensación muy singular, de presente absoluto.



¿Qué aprendió navegando por la vida?

No tengo ninguna duda de que todo está hilado, de que nada es casualidad. Hay que estar atento, porque a menudo las cosas sutiles son las importantes.



¿Por qué?

Si estás atento te das cuenta de que todo te vuelve, esa es mi experiencia. Creo que cada uno de nosotros con nuestra forma de ver y abordar las cosas cambiamos la realidad cotidiana continuamente.Su personaje, el náufrago Jonás Plum, se parece a usted.Me gustaría, porque aparentemente es un poco simple pero tiene una mirada limpia sobre las cosas y es muy reflexivo. Yo lo creé pesando en mis hijos, para mandarles algún mensajillo.



¿De qué tipo?

Su manera de hacer frente a las calamidades puede parecer ingenua, pero es sabia y buena. Es compasivo, es tolerante al juzgar a las otras personas y es un cobarde valeroso, lo que me parece el auténtico valor.



Tanto él como usted han sabido crear observando su entorno.



La naturaleza tiene todas las respuestas. Los delfines son un prodigio hidrodinámico y yo me he basado en su cola, que les da una increíble propulsión, para desarrollar perfiles hidrodinámicos que he aplicado a los timones de los barcos.(...)



También ha diseñado y está construyendo el velero más grande del mundo.

Sí, de 136 m de eslora, con cabida para 135 pasajeros. Un velero clásico con velas cuadras pero con tecnología muy avanzada.

¿Qué otros barcos célebres han salido de sus manos?

Diseñé el primer Copa América español, que regateó en San Diego en 1992. Para mí fue un auténtico desafío, nunca había proyectado un barco de regatas y, modestamente, fue muy bien: quedamos quintos.

¿Qué experiencia le ha enseñado más?

Mire, una muy sencilla, salir a pasear con mi caballo ymi perro por el monte y darme cuenta de que tres seres vivos, en teoría, tan distintos (aunque yo eso no lo creo) somos capaces de disfrutar de la mutua compañía y del entorno.



Entiendo.

He tenido tiempo para reflexionar, tuve una peritonitis que casi me mata. Me di cuenta de que vida y muerte están unidas, de que somos únicos e irrepetibles, y de que hay que juzgar la vida de cada uno desde sus zapatos, como decían los indios.



¿Cuál cree que es la mayor virtud?

No dudo que lo que da sentido a la vida, por encima de cualquier otra cosa, es querer y que te quieran. Y añadiría la búsqueda de conocimiento, cada uno en su nivel y su campo, entendiendo esto no como una acumulación de saber, sino como la búsqueda de respuestas y acomodo en la existencia.

2 comentarios:

TINTA DEL CORAZON dijo...

Dile a iñigo que no necesito un trasatlantico,,,,
apenas una balsa intergalactica que me lleve al mundo paranormal de la felicidad,,,

alvaro Locx dijo...

hola me gusto mucho tu blog
saludos